Apostillas electorales – Octubre 2015

Siguiendo con el tema electoral en Argentina, luego de haber narrado mi experiencia anterior en las PASO 2015, ahora le toca el turno a la experiencia vivida en las elecciones generales de hace un par de semanas.

Esta vez, con más experiencia y con la decisión ya tomada de prestar más atención a todo tipo de detalles para escribir esta nota, volví a actuar como fiscal general para el partido GEN, liderado por Margarita Stolbizer.

Esta nueva participación me ha dejado varias cosas para comentar y analizar, aunque mi postura para esta nota es comentar y dejar el analisis para otro momento (o para que lo haga el propio lector). No obstante, es muy probable que algún analisis al vuelo se me escape en cualquier momento.

Yendo al punto en cuestión, debo recordarte, amigo lector, que la escuela en la cual estuve como fiscal se encuentra en el partido bonaerense de Vicente López y que, como lo había sido en las PASO, el día fue bastante tranquilo en relación al movimiento que hubo en las PASO. No obstante ello, el presentismo de electores fue muy superior en esta ocasión, llegando a un 80% del padrón.

Hubo, tal vez, un poco más de orden que la vez anterior aunque si siguió notando la (terrible) falta de preparación de aquellas autoridades seleccionadas y “entrenadas” por el estado. Por caso, esta vez si contamos con la presencia del Delegado Electoral, buena persona, con buena onda, y dispuesto a solucionar todo problema que surgiera, pero, lamentablemente, escasamente preparado, al punto que, al surgir dudas sobre como actuar ante determinadas situaciones, comenzó consultando a los fiscales y, el resto de la tarde, ya directamente me enviaba el problema a mi para que yo explicara a la gente como solucionar sus problemas para votar.

Cosas que me llamaron la atención fueron, lo que bautizamos con los demás fiscales y autoridades de mesa, el “voto loco”, es decir, cortes de boleta mezclando el agua y el aceite (Cambiemos para presidente y el resto a la izquierda, o viceversa, por dar un ejemplo), situaciones risueñas al abrir los sobres con los votos y encontrar algunas cosas insólitas en ellos, la eterna disparidad de criterios de las autoridades para determinar si se contabiliza un voto nulo como nulo o como en blanco, la “militancia” de varias que, al mejor estilo jugador profesional de cualquier deporte, hoy deja la vida por un equipo y mañana por otro.

Para ordenar un poco, reseño el día con aquello que, creo, debe ser destacado y, espero, lograrlo en orden cronológico.

Apenas llegado, saludo a toda la gente involucrada y me presento (autoridades de mesa, otros fiscales, delegado), y combino asuntos operativos con quien estuvo conmigo como fiscal para el GEN, ahi es cuando esta persona (con mucha más experiencia y conocimiento del distrito que yo) me comienza a contar que varios minutos antes, en un bar cercano había visto a un concejal “contratando” fiscales por una tarifa de $400, todo esto a simple vista y sacando los billetes de su bolsillo y entregándoselos en mano a los “contratados”, entre ellos, dos menores de edad. Y para que no les quede la duda, si bien no recuerdo el nombre de dicho concejal, si recuerdo que jugaba para el FPV y era acólito del Japonés García.

Apenas presentarme con el delegado electoral, mi primer preocupación fue preguntarlo sobre la existencia del COA (Cuarto Oscuro Accesible), esto en función de lo ya vivido en las elecciones previas. A esta consulta me respondió que no había lugar y por ello no se podía armar un COA. Insistí y dejé en claro que iba a ser un gran problema como lo fue en las PASO, pero la negativa se mantuvo.

Luego de esto, comencé a recorrer las dos mesas que tenía asignadas para supervisar el proceso de preparación de urnas, boletas y apertura del acto eleccionario, nada que destacar aquí ya que todo se realizó con total orden debido a que las autoridades de mesa ya tenían la experiencia de las PASO, cosa que ayudó mucho.

Elecc2015_Urna

Trás cartón, noté que en una mesa había una autoridad de mesa distinta a la que había estado en las PASO y, minutos después, veo a quien fuera presidente de esa mesa hablando por celular y diciéndole a quién estaba del otro de la línea que ya había votado y se volvía a su casa. Luego me enteré que estuvo a primera hora para hacerse cargo de su función como Presidente de Mesa en la creencia que se mantenía su designación (como ocurrió en el resto de las mesas) y se encontró con la sorpresa que no había sido designada para ocupar cargo alguno, siendo reemplazada por otro ciudadano.

La mañana transcurrió con un malón de votantes asi que para no molestar mucho, nos organizamos para limitar el máximo las interrupciones para el control de boletas y del cuarto oscuro. Hasta que…..

Empezaron a llegar los votantes mayores de edad o con incapacidades…. A los que ya habían participado en las PASO, se les sumaron muchos más que, esta vez, quisieron participar a pesar de su alta edad y sus problemas de movilidad y, a esto, otros tantos que estaban accidentados (enyesados, etc.) pero no quisieron dejar de votar. Obviamente, la alta afluencia de este tipo de votante, sumado a la inexistencia del COA, comenzó a generar un cuello de botella interesante (recordemos que es una edificio chico, con solo 4 aulas disponibles, 1 en planta baja y 3 en el primer piso, por lo cual, debió utilizarse la de PB como COA, interrumpiendo el proceso normal de dicha mesa).

En algún momento del mediodía, sucedió lo que era casi seguro que iba a suceder, se trabó la mesa de planta baja. Las otras 3 meses tenían que usarle el cuarto oscuro y la cola de espera comenzó a crecer y, la propia espera llegó a ser de una hora. Esto generó protestas y el clima comenzó a enrarecerse, gritos, quejas, discusiones, el pobre delegado que intentaba calmar a la gente explicando la situación y la gente que, con razón, se quejaba por la situación.

Luego de varios minutos de tensa situación, el delegado, vencido y desesperado recurrió a los fiscales para consultar que se podía hacer y, en dos minutos resolvimos entre todos dar vuelta un sector del edificio e improvisar un cuarto oscuro para destinarlo a la función de COA. Hecho esto, en pocos minutos se logró normalizar la situación y el resto del día fue notoriamente tranquilo (hasta aburrido, podría decir).

Incluso, hasta tuvimos tiempo de tomarnos un buen descanso y mirar el partido de Los Pumas gracias a una tablet con sintonizador digital que había llevado el Delegado Electoral.

Como dije anteriormente, el resto del día transcurrió sin novedad, poca gente, tranquilidad, incluso, al terminar la jornada, y efectuarse el recuento de votos, éste fue rápido, transparente y relativamente sencillo. A diferencia de las PASO, en las que los últimos en irnos nos fuimos a las 23:30 hs, esta vez, lo hicimos a las 21:30 hs. Diferencia notable y para bien.

Para terminar me quedan en el tintero un par de cosas que he notado y me han llamado la atención:

Si bien, como dije anteriormente, el día transcurrió mucho más tranquilo que en las PASO, la afluencia de votantes fue mayor, alcanzando el 81% de presentismo y, además, he podido notar la gran cantidad de gente mayor o impedida que se hizo presente a emitir su voto. La experiencia me dice que, cuando esto pasa, significa que la gente busca un cambio, expresar una voluntad de tomar otro camino y siente que debe votar para ayudar a que eso suceda.

Por otro lado, algo que sucedió y todavía estoy masticando es que, como es lógico, durante toda la jornada conviví con fiscales de otros partidos políticos y, en esa interacción, uno va sacando conclusiones sobre la gente, sus motivaciones y esto lleva, indefectiblemente, a trasladar esas mismas conclusiones hacía “arriba”, es decir, el representante de un partido político, en este caso, un fiscal, es la cara visible de ese partido, como se comporte, sus actitudes, reflejan lo que acepta y es el partido al cual pertenece.

Pues bien, aquí, charlando con unos y otros, sin conocer a que partidos representaban, fui jugando a adivinarlo y me llevé un par de sorpresas. Por ejemplo, una mujer, educada, con sentido común y dispuesta al diálogo, a criticar lo que está mal y plantear que se debe mejorar las cosas, desde mi óptica era la candidata ideal para ser fiscal de Cambiemos. Por contrapartida, un matrimonio autoritario, avasallador, discutidor, planteando problemas a todo lo que se hacía, intentado tomar ventaja de todo, sintiéndose los dueños del universo, eran mis candidatos ideales para ser fiscales del FPV.

Y bien, aquí, la máxima que dice que las apariencias engañan se hizo presente en toda su dimensión, la realidad me mostró que era completamente a la inversa, la mujer era del FPV y el matrimonio del PRO.

De ahora en más, en pocos días tenemos la segunda vuelta, a la cual iré como ciudadano a expresar mi posición personal al respecto. Espero que algún día, como sociedad, aprendamos a elegir bien y exigir correctamente a quienes son elegidos que cumplan con todo aquello que se comprometieron a hacer.

SaludOS/2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*