El placer de viajar

Para seguir con la serie, les traigo otra interesante historia, obviamente, contada según mi forma de ver las cosas, algo que, casualmente, dista mucho de coincidir con cualquier “historia oficial”.

La última semana de diciembre de 2012 tuve que ir a La Plata, ciudad que siempre me atrajo y en la cual tengo varios amigos (incluso algunos que estudiaron con ya saben quien) pero bueno, eso es otra historia y mi intención es ceñirme estrictamente a lo percibido por mi en dicho viaje (¿ven que soy oficialista?, no hablo de lo que vi, sino de la sensación que tuve).

Mi primer tramo de viaje consistió en tomar el tren del FFCC Mitre ramal Tigre, llego a la estación donde, amablemente, me esperaba un cartel de cartón de super escrito a mano, diciendo algo así como “Tren con retraso de entre 15 y 20 minutos”, algo que no me pareció gran noticia ya que ese tiempo de retraso se ha convertido en algo muy normal en estos días, novedad hubiera sido que el tren llegará a los 5 minutos o menos de haber entrado yo a la estación.

Y fue novedad, no se cuando pusieron ese cartel, pero el tren llegó apenas 10 minutos después que yo entré a la estación, me subí y luego de un viaje de media hora a paso de hormiga (este tramo en otras épocas se hacía en no mas de 15 minutos) llegué a Retiro, donde caminando alegremente me dirijí hasta la parada del 129 (ex Río de la Plata, hoy Grupo Plaza -Cirigliano, sip, el mismo que controla el ferrocarril), fuí a la boletería, pregunté y pedí un pasaje a La Plata en el Rápido y me lo dieron por la módica suma de 30 pesos, o sea, si los cálculos no me fallan, la comida de 5 días según datos oficiales del INDEC (*)). De más está decir que soy un terrible tonto, incrédulo y todo lo que se les ocurra agregar.

Bien, no hay drama, allí se fue el 80% de lo que tenía en el bolsillo, ya en La Plata pensaré como hacer para volver y que no sea caminando.

Luego de una media hora o poco más de espera (al rayo de sol), llegó el micro que nos llevaría a La Plata y, aquí, hago un pequeño alto en el viaje en si para comentar algo que pude percibir en la zona de Retiro y que tiene que ver con la inseguridad (mera percepción). Mientras estaba en la parada se acercó un chico de barrio, caminando desafiante y buscando amigos, cerca mio había un hombre de nacionalidad china tomando una bebida refrescante, por lo tanto este amigable muchacho lo encaró y lo convenció amablemente con la mirada y señas que le diera la botella, tras lo cual se empezó a ir caminando, guardó (escondió) la botella debajo de su camisa y repitió la “petición” a otro muchacho que venía tomando agua mineral y acercándose a la parada. Mientras yo preparaba mi respuesta amable por si me pedía amablemente cigariilos, cruzó la calle tranquilo y se fue, al menos no tenía el vicio del cigarrillo.

En fin, pasan cosas lindas en mi país, el micro llegó, subimos todos y ahí tuve la primer señal de que soy un estupido (entre otras cosas), estaba la máquinita de la tarjeta sube, tarde, yo ya había pagado al contado.

Trás una media hora para cruzar la ciudad, llegamos a la entrada a la autopista Buenos Aires – La Plata, y apenas un minuto después llegamos a las cabinas de peaje, el micro tiene la tarjeta magnética, por ende, hace mas rápido pero, como la cola de autos, camiones, colectivos, micros, motos, caminionetas e, incluso, la fragata Libertad que iba hacía Mar del Plata, era muy larga, liberaron las cabinas, por lo cual hasta las tortugas pasaron mas rápidos que nosotros.

El viaje a La Plata por la autopista fue tranquilo, salvo los saltos, movimientos bruscos y bamboleos que daba el micro por los pozos y desniveles de la ruta pero, afortunadamente, a pesar de ir no muy rápido y ladearse demasiado para ambos costados no volcamos y pudimos llegar sanos y salvos.

En La Plata me estaban esperando para llevarme a la casa donde tenía que ir, nos subimos a un taxi y por la módica suma de 50 pesos hicimos el viaje de unas 40 a 50 cuadras.

Volví a la madrugada, tuve suerte y me dieron dinero para el regreso, 50 pesos para el taxi (no me dejaron volverme en colectivo hasta la terminal por culpa de esa maldita sensación de inseguridad inventada por Klarin) y el resto para el micro de Cirigliano.

Al llegar a la terminal, había un micro a punto de salir, me subí, esta vez, pagué con la SUBE, que le quedaba un saldo de 12 pesos y monedas (y cruzando los dedos), BINGO!, el costo era de 10$ (o sea, hay 20$ de gasto en subsidio, el 66,66%). Igual, creo que al ir por Camino Centenario, el costo del pasaje debe ser menor, por lo cual calculo que con SUBE (Somos Unos Boludos Enormes) en el rápido debe ser de unos 15 pesos, algo así como un 50% de costo subsidiado.

Como anécdota me queda por comentar que, ya una vez en Plaza Once, mientras esperaba el 19 para hacer el último tramo de, a esta altura, odisea (Odiseo -Ulises para los amigos- que mal te recordamos ) pude ver, para mi sorpresa como llegaba un camión recolector a limpiar los famosos contenedores nuevos de basura, atraparlo, levantarlo, vaciarlo y volver a ponerlo a en su lugar en la vereda, toda una maravilla de la tecnología, terminada la tarea el camión continuó su camino. No tendría esto nada de interesante si no fuera que, 5 minutos después, vino otro camión y repitió la operación con el mismo contenedor. ¿Querrán asegurarse de vaciarlo bien?

En fin, como diría el poeta “Mire que es lindo mi país paisano….”

Y, ya que estamos, les dejo la imagen del boleto del viaje de ida, como prueba irrefutable de mi estupidez, la cual está basada en que si vivo en un país donde se puede comer con 6 pesos por día, no debería gastar mas de eso en un simple viaje de 50 km.

Pasaje Línea 129
Pasaje Línea 129

Nótese que igual aclaran que es con subsidio (Pasaje con Subsidio del E.N.)

SaludOS/2

(*) Además, según datos oficiales del INDEC, si tomamos la canasta básica alimentaria para el límite de indigencia, en todo concepto, debería gastar no mas de 7,7287$ diarios, en cambio si me guio por la canasta básica alimentaria para el límite de pobreza, el gasto diario asciende a 17,2617$ FUENTE: http://www.indec.gov.ar/ (datos a noviembre/2012)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*