Tartagal

«La única verdad es la realidad» decía Juan Domingo Perón (1).

Haciendo memoria, uno recuerda que el pasado 9 de febrero de este año un alud arrasó con la localidad salteña de Tartagal. Este hecho provocó la visita de la sra. Presidente de la Nación, quién, conmovida ante lo que veía, prometió ayuda y más ayuda a los lugareños (También, recordemos que miraba todo desde una camioneta -¿Habrá descubierto que las 4×4 no son sólo indicativo de buena posición económica?- y tuvo que bajarse y ensuciarse los zapatos ante el reclamo e insistencia de los damnificados).

A partir de ese momento, la maquinaria del estado, la lucha por corregir las desigualdades, la justa distribución de la riqueza, objetivos que con mucho esmero ha encarado el actual gobierno nacional, se pusieron en marcha para darle una solución definitiva a los graves problemas que afectan a los habitantes de nuestro país.

Con fecha 10 de febrero (un día después) la Secretaría General de la Presidencia, emite la Resolución 100/2009 que dicta lo siguiente:

Cita:
Artículo 1º — Cédase sin cargo y en el estado en que se encuentran al MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL DE LA NACION para su distribución inmediata y directa a los afectados, las mercaderías de rezago alcanzadas por el artículo 4º de la Ley 25.603 y que sean factibles de ser puestas a disposición de la SECRETARIA GENERAL DE LA PRESIDENCIA DE LA NACION, dentro de los próximos treinta días por los Administradores de las Aduanas de Orán, Jujuy, Salta, Pocitos y La Quiaca.

(Si las aduanas cercanas se tienen que tomar 30 días para hacer llegar la mercadería no quiero imaginar cuanto años podrían tardar en llegar mercaderías de otras provincias si la Resolución hubiese ampliado la orden a todas las aduanas del país).

En consonancia con esta resolución, el mismo día, la Dirección General de Aduanas, redacta la Nota Externa Nº 13/2009 cuyo único propósito es regular lo determinado en la resolución precitada.

Hasta aquí hemos visto la celeridad con la cual se manejó este gobierno ante el desastre que vivieron las familias de Tartagal, pero…..

A partir de aquí, no hay más nada, no se destinó dinero, no se libraron recursos, sólo lo citado, «mercadería de rezago» retenida en Aduana para las victimas del alud. A la fecha, no se han efectuado trabajos de reconstrucción, de las mas de 200 casas sólo se reconstruyeron 20, muchas familias aún siguen viviendo en carpa, otras han sufrido inundaciones en las zonas donde estaban acampando y todos, aún, siguen esperando una respuesta a sus necesidades.

En medio de todo esto, acusaciones cruzadas, denuncias contra el Intendente de Tartagal y su familia por retener dinero (robarse, en buen criollo) destinado por la provincia para tareas de reconstrucción en la localidad de Tartagal (el monto «distraído» asciende a los 200.000 pesos).

Pero no todo son malas noticias ni dejadez por parte del gobierno nacional para resolver las graves crisis que vive nuestro país. Actuando con la misma celeridad que mostró ante el desastre en Tartagal, nuestra Presidente, igualmente o más conmocionada, por la crisis que vivía el fútbol argentino, rápidamente se reunió con el presidente de la AFA (recordemos que tanto ella como el ex presidente Kirschner siempre fueron reacios a tener encuentros cara a cara con representantes de sectores en crisis e, invariablemente, enviaban a ministros a esos encuentros, por caso, la crisis con el campo, la apertura al diálogo, etc.).

Entonces, el pasado 19 de agosto, primero, por Decisión Administrativa 140/2009 la Jefatura de Ministros modifica la partida presupuestaria nacional para, luego, el 20 de agosto dictar la Decisión Administrativa 144/2009, mediante la cual destina parte de los fondos «derivados» por la D.A. 140 a la A.F.A., esa parte derivada son, nada más y nada menos que 100 millones de pesos.

Dos realidades, dos situaciones, dos actitudes del gobierno nacional. Por lo visto es más importante para este gobierno que la gente (no toda) pueda disfrutar del fútbol mientras que el dolor, las muertes y cientos de familias sin casa y con casi todas sus pertenencias perdidas son irrelevantes y no merecen atención. Total, Tartagal queda lejos, ¿a quién le preocupa? ¿Cuántos votos puede ganar el gobierno cumpliendo su función en Tartagal comparado con los votos que le redituará el «fútbol gratis para todos»?

Antes el slogan era «redistribución de la riqueza», hoy es «fútbol gratis para todos».

Si este último slogan implica, entre otras cosas, que familias del norte de nuestro país continúen viviendo en condiciones precarias por promesas incumplidas, que un par de programas culturales de canal 7 (ganadores del Martín Fierro) tuvieran que ser levantados para poder transmitir fútbol, que ciertos poderes económicos sigan drenando los recursos de nuestro país ante la mirada indiferente de nuestro gobierno, ya me estoy trazando un amplio panorama de cual es la filosofía del mismo y hacia adonde apunta con sus actos.

SaludOS/2

(1) Siempre me llamó la atención, especialmente en estos últimos años y con este gobierno, que en una sociedad y con un gobierno tan «anti militarista» se tome como ejemplo la figura de alguien que surgió de un golpe de estado y se opte por nombrarlo como «General» en vez de «Presidente». (es decir, para quienes no entendieron, que se ensalce su condición de militar por sobre su condición ciudadana de ex presidente de todos los argentinos).

Acerca de DAX

Todavía creo en un mundo mejor y que se puede conseguir a través del diálogo pacífico y escuchando al que piensa distinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.