Porque los sueños, sueños son…..

Eramos como quien dice tiernamente amigos
Dos pequeños vagabundos a lomo de río,
En nuestro pequeño bote de madera
Ibamos pariendo luz de primavera
A los trece un niño no miente cariño,
Y les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual.
Nos juramos de por vida ser amigos fieles,
Entre novias y poemas, risas y burdeles.
Nunca separarnos, libertad o muerte.
Siempre defendernos, sueño adolescente.
A los diecisiete vida es utopía
Y les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual.
Desandamos tantas veces el camino andado,
El perdió su fe y a veces nos telefoneamos.
Ya no tiene gracia nuestra verborrágia
Yo sigo montando sobre el mismo río
El vendió sus sueños y acortó caminos.
Mas les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual.
El perdió lo suyo y yo también perdí lo mío
Algo nos cambió el perfume tierno del estío
Entre bambalinas yo juego a estar vivo
El cepilla un perro todos los domingos
Ya no creo que recuerde nuestro río
Más les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual.
Aún recuerdo su sonrisa y siento que el destino
Es como algunas botellas donde duerme el vino
Unas se conservan y otras se avinagran,
Y aunque el tiempo mate ciertas bellas almas
Siempre guardo lo que fuera suyo y mío,
Y les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual.

Recordando la letra de esta canción de Víctor Heredía («Tiernamente amigos») veo en ella muchas cosas con las cuales me siento completamente identificado.

«El perdió lo suyo y yo también perdí lo mío «, «El perdió su fe y a veces nos telefoneamos. Ya no tiene gracia nuestra verborragia. Yo sigo montando sobre el mismo río. El vendió sus sueños y acortó caminos.»

En definitiva, siento que por ahí hay mucho de lo mío, el tiempo pasó, allá lejos quedaron las épocas de ideales, utopías por conquistar, sueños por cumplir, batallas que ganar día a día. Mi amigo, mis amigos, abandonaron sus sueños, acortaron caminos, ya no tiene utopías, cepillan su perro todos los domingos (hermosa alegoría de Víctor para indicar el aburguesamiento) y sin embargo yo sigo igual, no se que pasó, por qué pasó, ni cuando pasó (o no pasó, mejor dicho), mis sueños siguen intactos, mas aún, son cada día más firmes, mas fuertes, con mas ganas de ser cumplidos o, al menos, de luchar para que sean realidades que puedan ver, disfrutar y defender las próximas generaciones.

Por esto, me pareció bueno iniciar vida a este espacio con la letra de esta canción, como un símbolo de lo que pretende ser este lugar. Dar rienda suelta a los sueños, luchar por un mundo mejor, participar, opinar, compartir, generar ideas, intercambiar experiencias. En definitiva, intentar ser cada día mejores, como individuos y como miembros de la raza humana.

Y cierro esta introducción con una frase de Edmund Burke, a la cual, adhiero completamente:

para que la maldad triunfe basta con que los hombres buenos no hagan nada

SaludOS/2

Acerca de DAX

Todavía creo en un mundo mejor y que se puede conseguir a través del diálogo pacífico y escuchando al que piensa distinto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.